Perfumes infantiles

Contamos con 6 perfumes diferentes  perfumes infantiles para los pequeños de la casa, sin alcohol, inspirados en perfumes de tendencias con olores a mandarina, bergamota, neroli, aroma de frutas y flores y esencia de almizcle.

Si eres de los que aún dudaban de la importancia de que los más pequeños también usen perfumes, a lo mejor disipas todas tus dudas si sigues leyendo un poco más.

Los perfumes infantiles están especialmente pensados para niños y niñas, pues no contienen alcohol y respetan el ph de los pequeños protagonistas de nuestras vidas. Además, los perfumes infantiles no se caracterizan por tener un aroma fuerte y cautivador, ya que son productos cuyos rasgos son otros bien distintos.

Los perfumes infantiles tienen esencias suaves, delicadas, y por ello entre muchos de sus beneficios está que ayudan a que los niños concilien mejor el sueño cuando les toca irse a la cama. Lo mejor para después de un baño al final del día es usar unas gotitas de una dulce fragancia para los más peques. Nada mejor para que los niños tengan en su cuerpo una sensación de suavidad extrema.

Los niños no quieren seguir oliendo a lo mismo durante todo el día. Ellos prefieren sensaciones inmediatas, y por eso los perfumes infantiles, debido a su nula graduación alcohólica, no dejan huella alguna apenas han pasado unas dos o tres horas. Pero tú, como padre o madre, muchas veces has querido que ese olor tan suave y delicado perdure en tus hijos mucho más tiempo a lo largo del día. Un método que te puede ayudar a conseguirlo es emplear también otro tipo de complementos como geles o aceites corporales para niños.

Hay otra cosa que igual también te gustaría saber. Para muchas personas, los perfumes que se utilizan durante la infancia representan una marca imborrable. Esos olores con los que convivimos cuando somos pequeños, nos acompañan el resto de nuestra vida de una manera o de otra.

Sin ir más lejos, no te ha pasado alguna vez que has olido en alguna tienda de golosinas, por poner un ejemplo sencillo, algún aroma que te trasladaba a tu infancia. Si es así, seguramente fuera por qué el olor que percibiste guardaba relación con cierto perfume que te echabas cuando eras un pequeñajo. Hasta los perfumes que usamos como adultos tienen algo que con los que empleamos en nuestra niñez.