La palabra “perfume”, que viene del latín per, “por”, y fumare, “a través del humo”, se refería antiguamente a aquella sustancia aromática que desprendía un humo oloroso cuando se quemaba. Desde la antigüedad, ha adquirido muchas connotaciones y ha sufrido muchas evoluciones tanto en su variedad como en su sistema de envasado.

Y es que lo que sin duda diferencia a McPerfume de otras propuestas basadas en la venta a granel es, sin lugar a dudas, su exclusivo sistema de envasado y distribución. Si hay algo que un perfume a la venta tiene que conservar es su esencia, su aroma intacto desde que fue creado en el laboratorio.

El arduo trabajo en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) de McPerfume ideó, tras largos años de basarse en el empleo del método de ensayo-error, un sistema de envasado único en el mundo que sin duda ha supuesto un antes y un después en el mundo de la distribución y la venta de perfumes a granel.

El secreto de McPerfume se puede explicar con cuatro claves:

  1. El perfume nunca se manipula porque desde el primer momento se recibe precintado en bolsas de ½ litro metalizadas. Estas bolsas metalizadas se llaman Pouch y vienen envasadas al vacío. Se colocan en los dispensarios, donde se “pinchan”.
  2. Al no entrar nunca el perfume en contacto con el aire, este ni se vaporiza ni se oxida, por lo que el efecto de conservación es duradero.
  3. Además, el mismo dispositivo del dispensario evita que penetren la luz solar y el calor, por lo que la posibilidad de que varíe la tendencia olfativa es una circunstancia altamente improbable.
  4. Una vez que la bolsa metalizada Pouch se agota para la venta de su perfume a granel, esta se desecha y se conecta otra bolsa. De ese modo se elimina también el típico problema de la concentración de residuosen los frascos de cristal que acaban contaminando el perfume.

En definitiva, el sistema de bolsa de McPerfume garantiza al cien por cien que la fragancia mantenga todas y cada una de sus propiedades desde el primer día hasta 24 meses después, plazo que equivale a su fecha de caducidad.

Por su parte, el sistema de distribución y venta de McPerfume es harto sencillo: la central de McPerfume envía a sus franquiciados el perfume envasado en bolsas Pouch, el franquiciado las “enchufa” tal como le vienen al dispensario y vende el perfume a granel en botes de 10 ml, 30 ml, 50 ml y 100 ml con un margen comercial superior al 300 %. Un negocio redondo.

En todo momento, el franquiciado decide qué línea de perfumes encargar a la central y qué cantidad adquirir según sus estimaciones, las cuales basará en su porcentaje de ventas y sus previsiones de futuro. El franquiciado se convierte así en un autónomo y en su propio “jefe”, y serán sus decisiones las que gobernarán la tienda o isla, convirtiéndose en un profesional independiente.